0
0
0
s2smodern
powered by social2s

 

Proceso de Conservación y Restauración

Los Libros de Actas del Fondo Antiguo (FA) presentaban diversos tipos de deterioro: Biológico inactivo y Antrópico, los últimos, implican que hubo prácticas de manipulación que fueron inadecuadas, especialmente en cuanto a la forma de consultar los libros y de guardarlos, al respecto, destaca especialmente el extravío de un tomo correspondiente al periodo Boliviano. 

Debido a las propiedades de los materiales de confección de los libros (Papel, Cartón, Tela, Cuero y Tinta) fue fundamental disminuir los factores de riesgo, para evitar que el polvo, la humedad, la radiación lumínica e inadecuada manipulación manual de los documentos, continuara dañando hojas que estaban en condiciones, regulares o malas, así como evitar que las que se encontraban en condiciones excelentes o buenas sufrieran deterioro u daño.

Para lograr la disminución de los riesgos mencionados, los volúmenes del siglo XIX y XX, fueron inspeccionados, aseados y restaurados por una profesional experta en restauración y conservación. Además de ello, se guardaron en cajas libre de ácido, confeccionadas a la medida de cada tomo. Complementariamente, se procedió a ordenar y asear el archivo físico (Bóveda en que se depositan los textos del Fondo Antiguo) ello implicó la reparación de los muebles existentes y la adecuación de estos, forrando los estantes con material de espuma, que permite aislamiento y disminución de la fricción al sacar los libros de los anaqueles, finalmente, se instalaron capsulas de alcanfor, para disminuir la humedad.

Las  labores de este proceso, se ejecutaron durante la Fase I.

Proceso de Digitalización

Apoyo fundamental a la conservación de los documentos, es la existencia de versiones digitales, para que éstas sean las consultadas. Además, en caso de pérdida irremediable por incendios y catástrofes naturales, este respaldo, que aunque no es absolutamente equivalente en su valor patrimonial, constituye una pieza fundamental para el resguardo de los invaluables datos históricos, estadísticos y científicos que poseen los libros del Archivo.

El trabajo de digitalización, se realizó por medio de registros fotográficos en Alta Definición, en función de las características físicas de los documentos, pues debido a las dimensiones de los volúmenes, resultaba imposible usar escáner. Para concretar el proceso, se aplicaron protocolos y estándares de Documentación Visual que utiliza la Biblioteca Nacional.

La captura, se realizó desde un bodegón fotográfico, instalado y preparado para generar una serie de fotografías  bajo la misma  fuente lumínica, con la misma ubicación y e igualdad de nitidez.

El proceso constó de las siguientes etapas:

  1. Captura fotográfica, por anverso y reverso de cada hoja.
  2. Cambio de formato de la fotografías.
  3. Cambio de nombres de los archivos de las fotografías.
  4. Acciones de postproducción  del material fotográfico.
  5. Traspaso de Archivos a OCR
  6. Armado y compaginación de la versiones digitales de los libros en formato PDF.


Tanto en este proceso como en el de catalogación, para manipular los volúmenes, los encargados de esas labores, usaron guantes de algodón y mascarillas. Mientras utilizaban los libros, estos descansaban en muebles construidos especialmente para que se encontraran en el ángulo adecuado, que permitía visualizar las páginas y al mismo tiempo proteger el lomo y las tapas de exposición innecesaria a fatiga de material. Este tipo de manipulación, obedece estrictamente a la necesidad proteger el invaluable valor patrimonial que poseen.

Las  labores de este proceso, se ejecutaron durante la Fase I y II.

Proceso de Catalogación

La finalidad de la descripción archivística, es identificar y explicar el contexto y contenido de los documentos con la finalidad de facilitar el acceso a los datos que registran. La necesidad de un catálogo, radica sencillamente, en la imposibilidad  de que el usuario del archivo, pueda examinar físicamente la totalidad de los documentos custodiados, hasta encontrar aquellos que sean de sus interés. Por la cantidad de textos que alberga el Fondo Antiguo y por la fragilidad de muchos de ellos, cuyas copias son únicas, escritas a mano en libros encuadernados, también resulta inviable el libre acceso a los documentos, a diferencia de lo que se aplica en bibliotecas, de ahí que el catalogo, resulta fundamental y constituye una herramienta complementaria a las versiones digitales de los libros que ya se han respaldado.

El catálogo, es un instrumento de consulta, que describe las unidades documentales de una serie, o parte de ella, que traten de un mismo asunto, por lo tanto se trata de una herramienta que requiere considerable tiempo para su elaboración, debido a que implica un análisis exhaustivo del contenido y de las condiciones de conservación en que se encuentran los documentos. Para el desarrollo del catálogo que se confeccionó en el Proyecto, se usó la Norma Internacional de Descripción Archivística ISAD(G).

El proceso constó de las siguientes etapas:

Conceptualización y análisis del Archivo Municipal de Antofagasta (AMA)

  1. Definición de los elementos y nivel de descripción.
  2. Elaboración del instrumento de descripción.
  3. Investigación Histórica (Consistente en lectura analítica de cada acta, jerarquización y selección de la información, aplicando los criterios básicos de relevancia y pertinencia en cuanto a la trascendencia de los datos en el desarrollo económico, político y sociocultural de Antofagasta e ingreso de la información al catálogo. Además, se realiza una revisión del estado de conservación y las características particulares relevantes de cada acta,  por ejemplo: Nivel de deterioro, manchas, fallas redaccionales y otros)


Las  labores de este proceso, se ejecutaron durante la Fase I y II.

Proceso de Difusión

La Fase I, se focalizó en la difusión mediática de la novedad, logros y hallazgos de datos realizados durante la ejecución del Proyecto.

Dicho trabajo se materializó en entrevistas y notas de prensa, publicadas en Medios de Comunicación Regional y Local, en ellas la Ejecutora Técnica, el Asesor Histórico y la Restauradora, explicaron la relevancia, la implementación y las metodologías de trabajo de los distintos procesos involucrados.

La Fase II, además, de realizar difusión mediática, que obtuvo cobertura local, regional y nacional. Junto con explicar la importancia del archivo y describir los procesos de trabajo, puso especial énfasis en la realización de actividades educativas con público en general y publico estudiantil. 

Logros

Además de la Conservación, Digitalización y Catalogación de Documentos, esta emblemática iniciativa, ha otorgado una solución a los problemas históricos de vulnerabilidad en la consulta, gracias a la implementación del sistema en línea, permitiendo la difusión de su conocimiento a la ciudadanía. El proyecto ha contemplado una asesoría integral, con un equipo interdisciplinario con vasta experiencia en el manejo, gestión y conservación de archivos.

La iniciativa, ha potenciado el Fondo Antiguo del Archivo, ajustándose fielmente a los estándares internacionales.

Se logró revitalizar el interés de quienes valoran el patrimonio cultural de Antofagasta, como también despertarlo en quienes no tenían mayor interés, pero que apelando de forma didáctica y directa a la curiosidad natural del ser humano por conocer sus raíces, se pudo generar la necesidad de consultar los archivos y difundir en su entorno la existencia de estos y la forma de consulta.